El material era complicado por el caudal que teníamos. Por la naturaleza del documental-reality (…)se generaba mucho material. Una escena en un lugar como el Mercado Central, con imágenes y personajes maravillosos, no eran menos de tres horas de material. De las que después iban a quedar… tres minutos.

El 20 de Junio se estrena el segundo capítulo de Mesa Patria por Cont.ar, la nueva plataforma de contenidos públicos. El colega y socio Julián Garro (EDA) nos cuenta un poco del proceso de montaje.

El proyecto llega a una productora (Obol) donde trabajé varias veces y particularmente en ese momento me encontraba trabajando con ellos terminando una campaña para Fanta. Además el proyecto lo iba a coordinar Santi Parisow, un editor que conocía de hace tiempo pero con el que no había trabajado nunca y tenía ganas de compartir un proyecto.mesa patria 2

¿Los desafíos?. Uff. Muchísimos. El programa parte de la premisa que es buscar un menú para celebrar cada fecha patria y es coronado al final de cada episodio con la concreción de ese menú en el CCK a pocos días de la fecha en sí. El primero fue el viernes de 25 de Mayo. La última jornada de rodaje fue el sábado anterior a esa fecha y la post en total contaba con sólo quince días para entregar el online. Sumado a eso, era un programa sin formato, sin guión y con mucho material. Fuimos varias manos editando fragmentos y escenas y Santi Parysow, básicamente, unificó todo y le dio forma en tiempo récord.

A lo largo de mi carrera me tocó dar formato a bastantes programas, desde “Elevate” un hermoso programa de skaters para Encuentro, “Debate Goleador”, el anterior a este proyecto, un programa más tipo preguntas y respuestas para Discovery. Todos tenían en común que manejaban un horizonte de tiempo más o menos razonable, sobre todo para la primer entrega. Con idas y vueltas de correcciones hasta llegar a lo que la productora/canal de turno pretendía. En “Mesa Patria” no hubo mucha vuelta. Se editó todo fragmentando. Si bien intentábamos editar escenas continuas, a veces por la urgencia y el cronograma de rodaje eso no era posible. Y así terminaban dos escenas de distintos editores en manos de un tercer editor para unificarlas.
Sumado a todo esto, lo más complicado de todo: mientras corríamos con el programa, nos pedían muchos trailers distintos. Porque “Mesa Patria” forma junto con otros dos programas, “Productores” y “Sobremesa”, parte de un conjunto de entregas de cocina.

El material era complicado por el caudal que teníamos. Por la naturaleza del documental-reality, la directora se cubría y sumado a que no había un guión, y que los “actores” no eran actores sino cocineros, se generaba mucho material. Tal es así que para una escena de dos cocineros hablando en una mesa, un diálogo que va a durar dos minutos, tenía una hora y media de material. Una escena en un lugar como el Mercado Central, con imágenes y personajes maravillosos, no eran menos de tres horas de material. De las que después iban a quedar… tres minutos. El material, del Mercado Central por ejemplo, te daban ganas de ponerlo todo, pero los programas tienen una duración, y como les decía antes, una fecha de entrega ajustadísima. Había que ver todo ese material, resumirlo, rescatar lo importante y contar un cuentito en un tiempo que para nada coincidía con el bruto que nos llegaba.

El proyecto tiene a Carolina Colmenero como directora general y ya a partir del segundo capítulo también cuenta con la dirección de Lu Valdemoros. Con Carolina Colmenero es la primera vez que trabajo y no tuve mucho contacto, ya que se manejó mayormente con Santi, pero el primer capítulo, que era el más complicado, lo llevó perfecto.
Acerca de Lu Valdemoros puedo extenderme un poco más porque ya trabajé varias veces con ella. Lu viene lo justo y necesario a la isla. Confía mucho en sus editores, si bien siempre tiene una mirada de lo que quiere y además sabe cómo pedirlo. Cuando una escena tiene una particularidad o una búsqueda, te avisa antes para que puedas encarar el material sabiendo eso, tiene un excelente manejo de grupo dentro del rodaje y en la post. La verdad que una directora como pocas, con un presente excelente y un futuro todavía más prometedor.

Sinceramente el equipo: un dreamteam. Con Santi tenía ganas de trabajar hacía un tiempo, porque veía cosas que hizo y además es un tipazo. Es mucho mejor editando de lo que pensaba. Además de él, el equipo estuvo formado por Nico Costoya, un editor joven de edad, pero que editando y por la voz grave que te pone, no parece ningún joven. Ale Arenas como asistente, que es una crack porque sí entiende perfectamente  lo que se necesita para editar y realmente se preocupa porque todo esté en orden. Además, como editora que es, ayudó también montando algunas escenas. Como el material era mucho y venía muy sobre la fecha tuvimos dos refuerzos de fin de semana:  los grosos de Juan Martín Riancho y Juampi Llobet. No me quiero olvidar de Franca Malfatti que también dio una gran mano y pronto será coronada como nueva socia, un poco de presión para la chica, de EDA.

El software fue un desafío y lo debatimos mucho antes de empezar. Santi y Nico tienen años de Polka y son firmes adeptos de Avid. Pero por cómo nos iba a venir el material, los tiempos que teníamos, la posibilidad de unificar todo y básicamente el quilombo que iba a ser en general, para mí convenía Premiere. Además que fluía mucho mejor con AfterEffects Davinci Resolve. Todo esto porque el último proyecto que hicimos en esa productora en Avid, nos trajo problemas a la hora de cambiar de máquinas y con las reconexiones en alta en Davinci. Así que finalmente fue Premiere y todo fluyó muy bien.

Podés ver Mesa Patria en Cont.ar (click aquí para ver el primer capítulo) es absolutamente gratis!