A pocos días de comenzar el Festival de Cannes (del 8 al 19 de Mayo), las asociaciones profesionales de postproducción que nuclean a Editores, Sonidistas, Mezcladores y Artistas de Foley decidieron realizar una huelga y medidas de fuerza para expresar su reclamo por condiciones laborales y salariales.

Una movilización inédita el Lunes 10 de Abril convocada por la asociación de montajistas Les Monteurs associés (LMA) junto a l’Association des artistes bruiteurs (ADAB), l’Association des mixeurs (ADM), l’Association française du son à l’image (AFSI) dio apertura a las medidas de visibilización del conflicto durante tres jornadas.

Denuncian que desde hace años “el nivel de salarios del equipo de edición es insuficiente en cuanto a sus responsabilidades” y que hay “desigualdades de trato frente a los técnicos de filmación” a raíz de una actualización sindical de 2013 que los dejó en una posición desigual con el resto de los profesionales del set. Reclaman a las cámaras de productores “que la tarea sea reconocida por su valor, y que nuestros salarios y condiciones de trabajo tengan en cuenta nuestras responsabilidades“.

Ante un escenario en el que el trabajo se ha vuelto más complejo y en condiciones más precarias, los montajistas expresaron: “El cine digital ha ofrecido a los realizadores filmar hasta el infinito. Y cuantos más apresurados están en terminar, más compleja es la tarea de los editores“. Por su parte, los postproductores de sonido añaden: “Para ahorrar dinero, los productores no dudan en ir a Bélgica a mezclar películas, cuando no hacen uso del chantaje para mantener los mismos salarios bajo presión“.

Las asociaciones luego de este paro los días 10, 11 y 12 de Abril advirtieron: “Si no hay propuestas a considerar luego de esta medida, la huelga se reanudará la semana próxima“. El objetivo de estas medidas, además de hacer valer sus derechos, es visibilizar a la postproducción en la cadena de producción cinematográfica.

Fuente: L´Humanité / Le Monde / LMA